¡Increíble! Cero casos de corrupción gracias a tecnología IOTA

Puede ser una gran interrogante de como la tecnología tomaría el mando ante el tema de la corrupción, pero tampoco no es descabellado; ya que a través del tiempo los diferentes avances tecnológicos han ofrecido algunas alternativas para frenar la expansión de estas actividades delictivas como el caso del modelo e-government, la corrupción en la tecnología IOTA.

Las estadísticas de años atrás reflejan que fueron más los países que descendieron posiciones en el índice de corrupción que los que escalaron puestos, y esto alerta sobre la necesidad de tomar medidas urgentes. Una de estas medidas surge de la idea de aplicar IOTA contra el desarrollo de la corrupción.

Modelo e-government 

IOTA como un sistema contra la corrupción sería un gran desafío, sin embargo los beneficios son incontables; la ventaja principal de su uso es que el sistema es autosostenible. Es decir, IOTA carece de derivaciones; en este sentido, todas las operaciones que atraviesen la red son necesariamente hechas en tiempo real permitiendo imposibilitar el desvió de recursos o la malversación de los mismos.

Por lo que os e-government poseen una importante sincronización con los “Smart Cities” gracias a la interconexión; que encaja perfectamente con los atributos de ofrecimiento de la tecnología Tangle y el desarrollo de IOTA.

IOTA contra corrupción 2 - Criptominer

IOTA contra la corrupción

Idealmente se estaría hablando de interconectar dispositivos y personas a través de lo que conocemos como Internet de las Cosas (IoT). De este modo, las tramitaciones que se realicen entre personas y máquinas y personas y personas, queden necesariamente registradas en la red de IOTA.

Hablamos de todo un sistema diseñado para dar seguridad a cada ciudadano sobre las operaciones que realizan. La sincronización entre sistemas biometricos, pasarelas de pago, servicios públicos es vital para que la complementación de IOTA alcance su máximo poder.

En America Latina, el alcance de esta tecnología ha sido muy investigado. A través de IOTA Latino, dirigida por Saul Ameliach, que ha despertado el interés de la sociedad académica y empresarial en el desarrollo de esta tecnología.



Add a comment